Entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre se realizó en la ciudad de Melbourne, Australia la Conferencia Internacional de Minería IMARC 2018, y nuestro socio INDIMIN participó como parte de la delegación de empresas chilenas que marcaron presencia en este importante evento industrial.

 

Álvaro Díaz, CEO de INDIMIN, se refiere en esta entrevista, al trabajo que está realizando la compañía por explorar nuevos mercados, su visión respecto a las oportunidades que ofrece el sector minero australiano, el potencial de las startups  y el especial momento que se vive en términos de auge tecnológico.

 

¿Cuál fue el objetivo de la visita de INDIMIN a Australia y su participación en feria IMARC?

Estamos trabajando desde fines del 2018 explorando el mercado Australiano junto a Mining Leaders Group para ver cómo expandirnos allá. Hemos aprendido bastante y nos hemos incorporado al ecosistema de innovación, de hecho este año estuvimos entre los ganadores de Komatsu Global Mining en Brisbane compitiendo con actores y startups de primer nivel. La visita a IMARC es parte de este proceso para seguir entendiendo cómo desde Chile es posible tener propuestas de valor en el mercado más exigente del mundo en minería tecnológica. En nuestro caso en INDIMIN nuestra propuesta de productividad personalizada con triple impacto (económico, social y ambiental) hace bastante sentido allá.

 

¿Cómo evalúan la experiencia de participar en este evento?

Fue una buena experiencia, a nuestro modo de ver las empresas y startups chilenas tienen muy buen nivel para estar en Australia, tenemos bastante complemento y capacidad competitiva.

Por otro lado IMARC tiene una gran diferencia a las ferias locales, se acentúa y habilita de manera sistémica el networking, creo que eso es algo de lo que podemos aprender en Chile y Sudamérica como base para la colaboración y fundar una economía que exporte conocimiento embebido en tecnologías.

 

¿Cuáles fueron las principales actividades que pudieron desarrollar en  Australia?

Nuestra agenda fue bien potente. Junto a Chile Global Ventures de Fundación Chile y Mining Leaders Group tuvimos reuniones directas con distintas mineras como MMG, Anglo, Peabody entre otras. Además de encuentros con instituciones como AustMine, Prochile y Mets Ignited. Pudimos obtener una renovada mirada de cómo se mueve el mercado Australiano, nuestra posición, fortalezas y debilidades para lograr avanzar allá.

 

¿Cómo evalúan las perspectivas de desarrollo en nuevos mercados como el australiano?

Es súper interesante, Australia es un país que tiene 27 años sin recesión económica, en ese periodo han duplicado el crecimiento equivalente de Alemania, tienen más de 500 minas de mediano tamaño y una proyección los próximos 3 a 5 años con fuerza en el crecimiento minero. Además la diversidad de commodities permite pensar desde otra forma el crecimiento del país y por ende las oportunidades en curso.

 

La automatización es sin duda un tema recurrente en Australia, ahí es importante entender cómo vivimos esta transición, como la colaboración hombre máquina y el futuro del trabajo están abriendo nuevas oportunidades, hoy  97% del mercado mundial minero no es autónomo, pensar y actuar diseñando los escenarios en este contexto es relevante para ser competitivos.

 

¿Cuál es el potencial que ven para startups mineras en ese país? 

Creemos que el mercado Australiano está con muchas oportunidades, pero a la vez es bastante competitivo. Para estar allá es relevante plantearse alternativas desde ángulos como partnership locales, oficinas en los polos mineros o alternativas que permitan testear a bajo costo la forma de instalarse. No es trivial tener 12 horas de desfase con barreras idiomáticas y culturales, sin embargo hoy existen más alternativas de viajes directos y medios digitales para mantenerse más conectado. Es interesante aprender de empresas como VANTAZ, que partieron en Chile y ya han hecho toda una trayectoria allá, en ese sentido la colaboración e integración a ecosistemas en Chile y Australia es clave para aumentar la probabilidad de éxito. Es un gran momento para avanzar, las políticas de integración y contexto tecnológico están en pleno auge. Si a eso le sumas que los desafíos se repiten en forma global, sin duda la oportunidad de innovar y crecer es una alternativa real. Tenemos un polo potente de emprendimiento minero en Chile, debemos potenciarlo, creer y tomar estas oportunidades.